Actualmente las mujeres constituyen el único grupo vulnerable que no es minoría en México, a diferencia de grupos como la comunidad LBGTTI, los jóvenes, los ancianos, los indígenas y las personas con discapacidad, la población femenina no representa un grupo pequeño o aislado, “hoy en día las mujeres representan poco más de la mitad de la población total en el país y son el grupo más discriminado en términos de estructura social” según Ana Karen García en un artículo para El Economista.

En México desde el 2012 la igualdad de género se instaló como un eje transversal de la política pública. También se fundó en 2001 el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), con el objetivo de erradicar la violencia contra niñas y mujeres, así como garantizar su participación igualitaria en la vida política, social, cultural y económica del país. 

Pese a los esfuerzos realizados desde la legislación por igualar las condiciones entre mujeres y hombres el camino hacia la igualdad aún es largo, especialmente en los ámbitos educativo y laboral. El analfabetismo afecta a 7% de las mujeres contra el 4% de los hombres. Las mujeres dedican poco más del doble de tiempo a las labores domésticas y de los puestos directivos sólo 26% los ocupan las mujeres.

En agosto de 2014, la STPS, el Inmujeres y el Conapred suscribieron un convenio de colaboración para realizar, de manera coordinada, acciones tendientes a promover, difundir y fomentar la igualdad laboral y no discriminación en los centros de trabajo de los sectores público, privado y social, derivado de ello surgió la norma de igualdad laboral y no discriminación.

¿Qué es la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación?

Es un mecanismo de adopción voluntaria para reconocer a los centros de trabajo que cuentan con prácticas en materia de igualdad laboral y no discriminación, para favorecer el desarrollo integral de las y los trabajadores. Esta certificación está dirigida a todos los centros de trabajo públicos, privados y sociales establecidos en la República Mexicana, de cualquier tamaño, sector o actividad. Para obtenerlo, los centros de trabajo deberán recibir una auditoría de tercera parte, para verificar que sus políticas y prácticas cumplen con los requisitos de igualdad laboral y no discriminación.

Sus principales ejes se basan en incorporar la perspectiva de género y no discriminación en los procesos de reclutamiento, selección, movilidad y capacitación; garantizar la igualdad salarial; implementar acciones para prevenir y atender la violencia laboral; y realizar acciones de corresponsabilidad entre la vida laboral, familiar y personal de sus trabajadoras y trabajadores, con igualdad de trato y de oportunidades.

¿Qué requisitos son necesarios para obtener la certificación en la Norma?

Pueden certificarse los centros de trabajo del sector público, privado y social, de cualquier tamaño, rama económica o giro que se encuentren ubicados en la República Mexicana.

La empresa debe proporcionar evidencias de la implementación de prácticas laborales en materia de igualdad laboral y no discriminación que den cumplimiento a dichos requisitos, por medio de documentos, procesos e infraestructura.

Existen tres tipos de requisitos:

• Requisito de participación: Constancia oficial con antigüedad máxima de seis meses de que no existe algún incumplimiento a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

• Requisitos críticos: Su cumplimiento es indispensable para obtener la certificación, tienen un valor de 25 puntos.

• Requisitos generales de certificación: Son evaluados para alcanzar el resto del puntaje. La calificación mínima para obtener la certificación es de 70 puntos.

El puntaje del certificado se otorga en cuatro niveles, de acuerdo con la existencia de medidas de nivelación, medidas de inclusión y acciones afirmativas, las cuales son optativas y adicionales a los requisitos anteriores:

a) Integración de la plantilla de personal con al menos el 40% de un mismo sexo.

b) Existencia de un 40% de mujeres en los puestos directivos.

c) Contar con personal con discapacidad en una proporción del 5% cuando menos de la totalidad de las y los trabajadores.

d) Contar con una figura mediadora u ombudsman.

e) Llevar a cabo actividades o eventos enfocados exclusivamente a fomentar la igualdad y no discriminación dirigidos al personal y sus familias.

Dentro los principales Ejes de Evaluación se encuentran: Incorporar la perspectiva de género en los procesos de reclutamiento, selección, movilidad y capacitación, garantizando la igualdad salarial; generar acciones que prevengan la violencia laboral incluyendo la violencia de género y el hostigamiento sexual e implementar buenas prácticas en relación con la corresponsabilidad en la vida laboral, familiar y personal, con igualdad de trato y de oportunidades. El proceso certifica 14 requisitos, que dan un total de 100 puntos a cumplir, sin embargo, el mínimo para cumplir son 70 puntos.

Herramientas de apoyo de acuerdo con el número de requisito:

1. Contar con una Política de igualdad laboral y no discriminación en el centro de trabajo o equivalente. 

2. Contar con un grupo, comisión o Comité encargado de la vigilancia del desarrollo e implementación de prácticas de igualdad laboral y no discriminación en el centro de trabajo.

3. Contar con un proceso de reclutamiento y selección de personal sin discriminación y con igualdad de oportunidades.

4. Realizar una auditoría interna.

5. Medir el clima laboral y no discriminación en el centro de trabajo.

6. Existencia de un código de ética o equivalente.

7. Garantizar la igualdad salarial y otorgamiento de prestaciones y compensaciones al personal.

8. Contar con procesos de ascenso y permanencia. 

9. Contar con procesos de formación, capacitación, adiestramiento y con igualdad de oportunidades.

10. Contar con un plan de capacitación y sensibilización en igualdad laboral y no discriminación para el personal del centro de trabajo. 

11. Utilizar lenguaje incluyente, no sexista y accesible.

12. Realizar acciones para la corresponsabilidad en la vida laboral, familiar y personal con igualdad de oportunidades.

13. Contar con accesibilidad en los centros de trabajo.

14.  Mecanismos y regulaciones para prevenir, atender y sancionar las prácticas de discriminación y violencia laboral en el centro de trabajo.

¿Cuál es la importancia de esta Norma?

El efecto de esta norma va más allá de una simple certificación, busca desde un precepto el respeto, la igualdad, la flexibilidad y la tolerancia entre todas las personas que laboran en una empresa, valores que urgen en un país como México el cual tiene la peor brecha salarial en América Latina, entre hombres y mujeres las cuales ganan hasta 800 pesos menos y  tienen una carga mayor de labores domésticas y de cuidado, según un estudio del Observatorio del Trabajo Digno de la Organización Acción Ciudadana frente a la pobreza en México una mujer tendría que trabajar 5 días más para que le paguen lo mismo que a un hombre que se desempeña bajo el mismo cargo, aunado a esto en cuanto a horas trabajadas las mujeres invierten el doble de tiempo en labores de cuidado y domésticas, sumando 42.8 horas a la semana de dichas labores, en comparación con 16.8 horas de los hombres, estas últimas representa un reto cultural a ser cambiado puesto que el hecho de que las mujeres se enfoquen a las tareas del hogar es una costumbre que viene arraigada desde hace muchos años y la cual repercute directamente en la discriminación laboral.

Actualmente existen 25.5 millones de mujeres en edad productiva, de estas 4.6 millones (18%) están desempleadas mientras que de los 36.2 millones de hombres que hay, solo 2.9 millones (8%) no consiguen empleo, “Es una vergüenza que México tenga los peores índices de Latinoamérica menciono Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Frente a la Pobreza y agregó que se necesitan eliminar las normas y prácticas que fomentan la discriminación y desigualdad contra las mujeres, por si no fuera suficiente aunado al problema de salarios, las mujeres de nuestro país viven día a día con el problema de discriminación, violencia y acoso laboral. 

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) estima que, si solo se redujera a la mitad la brecha de género entre mujeres y hombres en la participación de la fuerza de trabajo en el país para 2040, el PIB per cápita podría ser mayor en 0.16 puntos porcentuales a la tasa anual promedio proyectada en el periodo 2013-2040. A nivel global, para el Fondo Monetario Internacional (FMI) cerrar la brecha de género en el empleo podría incrementar el PIB un 35% en promedio, y de ese porcentaje se estima que entre 7 y 8 puntos se podrían deber a un aumento de productividad gracias a la diversidad de género. Si bien la norma por sí misma no solucionara el problema, la incorporación de esta en las organizaciones es un paso más para disminuir esta brecha salarial, es la transformación de las empresas comprometidas con la igualdad de género y con un cambio social y económico que busque las mismas oportunidades para todas y todos.

Fuentes de Consulta

Ordoñez, M. (10/03/2020). ¿Conoces la norma mexicana de igualdad y no discriminación? De Kelly Sitio web: https://blog.kellyservices.com.mx/conoces-la-nmx-en-igualdad-y-no-discriminacion

INM. (08/02/2021). Norma Mexicana NMX-R-025-2015. De Gobierno de México Sitio web: https://www.gob.mx/inmujeres/acciones-y-programas/norma-mexicana-nmx-r-025-scfi-2015-en-igualdad-laboral-y-no-discriminacionGarcía, A. (18/11/2019). Las mujeres en México son el único grupo discriminado que no es minoría. De El Economista Sitio web: https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Las-mujeres-en-Mexico-son-el-unico-grupo-discriminado-que-no-es-minoria-20191118-0022.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
You need to agree with the terms to proceed

Menú
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?